Poema/Cantar de Mio Cid

 

(Los titulares y comentarios han sido tomados en su mayoría de

la edición de Sánchez-Romeralo e Ibarra)

 

El rey Alfonso envía al Cid para cobrar las parias del rey moro de Sevilla. Éste es atacado por el conde castellano García Ordóñez. El Cid, amparando al moro vasallo del rey de Castilla, vence a García Ordóñez en Cabra y le prende afrentosamente. El Cid torna a Castilla con las parias, pero sus enemigos le indisponen con el rey. Éste destierra al Cid.

 

El Cid convoca a sus vasallos; éstos se destierran con él. Adiós del Cid a Vivar (aquí comienza el manuscrito de Per Abbat).

 

Cantar primero

Destierro del Cid

 

Mio Cid sale de Vivar hacia Burgos. Presagios en el camino. Entra en Burgos. Nadie hospeda al Cid. Sólo una niña se le acerca y le manda alejarse. El Cid se ve obligado a acampar en las afueras de Burgos, en la glera.

 

[fol. 1r] Delos sos oios tan fuerte mientre lorando

Tornaua la cabeça y estaua los catando

Vio puertas abiertas y vços sin cannados

Alcandaras uazias sin pielles y sin mantos

E sin falcones y sin adtores mudados

Sospiro myo Çid ca mucho auie grandes cuydados

Ffablo myo Çid bien y tan mesurado

Grado a ti Sennor Padre que estas en alto

Esto me an buelto myos enemigos malos

Alli pienssan de aguiiar alli sueltan las riendas

Ala exida de Biuar ouieron la corneja diestra

E entrando a Burgos ouieron la siniestra

Meçio myo Çid los ombros y engrameo la tiesta

Albricia Albarffanez ca echados somos de tierra

Myo Çid Ruy Diaz por Burgos entraua

En su conpanna .Lx. pendones

exien lo uer mugieres y uarones

Burgeses y burgesas por las finiestras son

Plorando delos oios tanto auyen el dolor

Delas sus bocas todos dizian una razon

Dios que buen vassalo si ouiesse buen Sennor

Conbidar le yen de grado mas ninguno non osaua

El rey don Alfonsso tanto auie la grand sanna

Antes dela noche en Burgos del entro su carta

Con grand recabdo y fuerte mientre sellada

Que a myo Çid Ruy Diaz que nadi nol diessen posada

 

[fol. 1v]     E aquel que gela diesse sopiesse uera palabra

Que perderie los aueres y mas los oios dela cara

E aun demas los cuerpos y las almas

Grande duelo auien las yentes xristianas

Asconden se de myo Çid ca nol osan dezir nada


El campeador adelino a su posada

Asi commo lego ala puerta falola bien çerrada

Por miedo del rey Alfonsso que assi lo auien parado

Que si non la quebrantas por fuerça que non gela abriese nadi

Los de myo Çid a altas uozes laman

Los de dentro non les querien tornar palabra

Aguiio myo Çid ala puerta se legaua

Saco el pie del estribera una feridal daua

Non se abre la puerta ca bien era çerrada

Vna ninna de nuef annos a oio se paraua

Ya campeador en buen ora çinxiestes espada

El rey lo ha uedado anoch del entro su carta

Con grant recabdo y fuerte mientre sellada

Non uos osariemos abrir nin coger por nada

Si non perderiemos los aueres y las casas

E demas los oios delas caras

Çid enel nuestro mal uos non ganades nada

Mas el Criador uos uala con todas sus uertudes sanctas

Esto la ninna dixo y tornos pora su casa

 

[fol. 2r]     Ya lo vee el Çid que del rey non auie graçia

Partios dela puerta por Burgos aguijaua

Lego a Sancta Maria luego descaualga

Finco los ynnoios de coraçon rogaua

La oraçion fecha luego caualgaua

Salio por la puerta y en Arlançon posaua

Cabo essa villa en la glera posaua

Fincaua la tienda y luego descaualgaua

Myo Çid Ruy Diaz el que en buen ora çinxo espada

Poso en la glera quando nol coge nadi en casa

Derredor del vna buenna conpanna

Assi poso myo Çid commo si fuesse en montanna

Vedada lan conpra dentro en Burgos la casa

De todas cosas quantas son de uianda

Non le osarien uender al menos dinarada

Martin Antolinez el burgales conplido

A myo Çid y alos suyos abastales de pan y de uino

Non lo conpra ca el selo auie consigo

De todo conducho bien los ouo bastidos

Pagos myo Çid el campeador y todos los otros que uan a so çeruicio

Fablo Martin Antolinez odredes lo que a dicho

Ya canpeador en buen ora fuestes naçido

Esta noch ygamos y uaymos nos al matino

Ca acusado sere delo que uos he seruido

 

[fol. 2v]     En yra del rey Alffonsso yo sere metid

Si con uusco escapo sano o biuo

Aun çerca o tarde el rey querer me ha por amigo

Si non quanto dexo no lo preçio un figo

 

Negociaciones con los prestamistas Rachel y Vidas. Martin Antolínez hace de embajador y recibe un galardón.

 

Fablo myo Çid el que en buen ora çinxo espada


Martin Antolinez sodes ardida lança

Si yo biuo doblar uos he la soldada

Espeso e el oro y toda la plata

Bien lo vedes que yo non trayo auer

Y huebos me serie pora toda mi compana

Fer lo he amidos de grado non aurie nada

Con uuestro consego bastir quiero dos archas

Yncamos las darena ca bien seran pesadas

Cubiertas de guadalmeçi e bien enclaueadas

Los guadameçis uermeios y los clauos bien dorados

Por Rachel y Vidas uayades me priuado

Quando en Burgos me vedaron conpra y el rey me a ayr‑ado

Non puedo traer el auer ca mucho es pesado

Enpennar gelo he por lo que fuere guisado

De noche lo lieuen que non lo vean xristianos

Vealo el criador con todos los sos sanctos

Yo mas non puedo y amydos lo fago

Martin Antolinez non lo detarua

Por Rachel y Vidas apriessa demandaua

Passo por Burgos al castiello entraua

Por Rachel y Vidas apriessa demandaua

 

[fol. 3r]     Rachel y Vidas en vno estauan amos

En cuenta de sus aueres delos que auien ganados

Lego Martin Antolinez a guisa de menbrado

O sodes Rachel y Vidas los myos amigos caros

En poridad flablar querria con amos

Non lo detardan todos tres se apartaron

Rachel y Vidas amos me dat las manos

Que non me descubrades a moros nin a xristianos

Por siempre uos fare ricos que non seades menguados

El campeador por las parias fue entrado

Grandes aueres priso y mucho2s sobeianos

Retouo dellos quanto que fue algo

Por en vino a aquesto por que fue acusado

Tiene dos arcas lennas de oro esmerado

Ya lo vedes que el rey le a ayrado

Dexado ha heredades y casas y palaçios

Aquelas non las puede leuar sinon ser yen ventadas

El campeador dexar las ha en uuestra mano

E prestalde de auer lo que sea guisado

Prended las archas y meted las en uuestro saluo

Con grand iura meted y las fes amos

Que non las catedes en todo aqueste anno

Rachel y Vidas seyen se conseiando

Nos huebos auemos en todo de ganar algo

 

[fol. 3v]     Bien lo sabemos que el algo ganno

Quando a tierra de moros entro que grant auer saco

Non duerme sin sospecha qui auer trae monedado

Estas archas prendamos las amas

En logar las metamos que non sean ventadas

Mas dezid nos del Çid de que sera pagado

O que ganançia nos dara por todo aqueste anno


Respuso Martin Antolinez a guisa de menbrado

Myo Çid querra lo que ssea aguisado

Pedir uos a poco por dexar so auer en saluo

Acogen sele omnes de todas partes meguados

A menester seys çientos marcos

Dixo Rachel y Vidas dar gelos de grado

Ya vedes que entra la noch el Çid es presurado

Huebos auemos que nos dedes los marchos

Dixo Rachel y Vidas non se faze assi el mercado

Si non primero prendiendo y despues dando

Dixo Martin Antolinez yo desso me pago

Amos tred al campeador contado

E nos uos aiudaremos que assi es aguisado

Por aduzir las archas y meter las en uuestro saluo

Que non lo sepan moros nin xristianos

Dixo Rachel y Vidas nos desto nos pagamos

Las archas aduchas prendet seyes çientos marcos

 

[fol. 4r]     Martin Antolinez caualgo priuado

Con Rachel y Vidas de volutad y de grado

Non viene ala pueent ca por el agua a passado

Que gelo non ventanssen de Burgos omne nado

Afeuos los ala tienda del campeador contado

Assi commo entraron al Çid besaron le las manos

Sonrrisos myo Çid estaualos fablando

Ya don Rachel y Vidas auedes me olbidado

Ya me exco de tierra ca del rey so ayrado

A lo quem semeia de lo mio auredes algo

Mientra que vivades non seredes menguados

Don Rachel y Vidas a myo Çid besaron le las manos

Martin Antolinez el pleyto a parado

Que sobre aquelas archas dar le yen .v.j. çientos marcos

E bien gelas guardarien fasta cabo del anno

Ca assil dieran la fe y gelo auien iurado

Que si antes las catassen que fuessen periurados

Non les diesse myo Çid dela ganançia un dinero malo

Dixo Martin Antolinez cargen las archas priuado

Leualdas Rachel y Vidas poned las en uuestro saluo

Yo yre con uuso que adugamos los marcos

Ca a mouer a myo Çid ante que cante el gallo

Al cargar delas archas veriedes gozo tanto

Non las podien poner en somo mager eran esforçados

 

[fol. 4v]     Gradan se Rachel y Vidas con aueres monedados

Ca mientra que visquiessen refechos eran amos

Rachel a myo Çid la manol ba besar

Ya campeador en buen ora çinxiestes espada

De Castiella uos ydes pora las yentes estranas

Assi es uuestra uentura grandes son uuestras ganançias

Vna piel vermeia morisca y ondrada

Çid beso uuestra mano en don que la yo aya

Plazme dixo el Çid daqui sea mandada

Si uos la aduxier dalla si non contalda sobre las arcas

En medio del palaçio tendieron vn almofalla


Sobrella vna sauana de rançal y muy blanca

A tod el primer colpe .iij.ccc marcos de plata echaron

Notolos don Martino sin peso los tomaua

Los otros .C.C.C. en oro gelos pagauan

Çinco escuderos tiene don Martino a todos los cargaua

Quando esto ouo fecho odredes lo que fablaua

Ya don Rachel y Vidas en uuestras manos son las arcas

Yo que esto uos gane bien mereçia calças

Entre Rachel y Vidas aparte yxieron amos

Demos le buen don ca el no lo ha buscado

Martin Antolinez un burgales contado

Vos lo mereçedes daruos queremos buen dado

De que fagades calças y Rica piel y buen manto

Damos uos en don a uos .xxx. marchos

 

[fol. 5r]     Mereçer nos lo hedes ca esto es aguisado

Atorgar nos hedes esto que auemos parado

Gradeçiolo don Martino y Recibio los marchos

Grado exir dela posada y espidios de amos

Exido es de Burgos y arlançon a passado

Vino pora la tienda del que en buen ora nasco

Reçibiolo el Çid abiertos amos los braços

Venides Martin Antolinez el mio fiel vassalo

Aun vea el dia que de mi ayades algo

Vengo campeador con todo buen Recabdo

Vos vj çientos y yo xxx he ganados

Mandad coger la tienda y vayamos priuado

En san Pero de Cardena y nos cante el gallo

Veremos uuestra mugier menbrada fija dalgo

Mesuraremos la posada y quitaremos el reynado

Mucho es huebos ca çerca viene el plazo

Estas palabras dichas la tienda es cogida

Myo Çid y sus conpannas caualgan tan ayna

La cara del cauallo torno a Sancta Maria

Alço su mano diestra la cara se sanctigua

A ti lo gradesco dios que çielo y tierra guias

Valan me tus vertudes gloriosa Sancta Maria

Daqui quito Castiella pues que el rey he en yra

Non se si entrare y mas en todos los myos dias

Vuestra uertud me uala gloriosa en my exida y me aiude

 

[fol. 5v]     El me acorra de noch y de dia

Si uos assi lo fizieredes y la uentura me fuere complida

Mando al uuestro altar buenas donas y Ricas

Esto y yo en debdo que faga y cantar mill missas

Spidios el caboso de cuer y de veluntad

Sueltan las Riendas y pienssan de aguijar

Dixo Martin Antolinez vere ala mugier a todo myo solaz

Castigar los he commo abran a far

Si el rey melo quisiere tomar ami non minchal

Antes sere con uusco que el sol quiera rayar

Tornauas Martin Antolinez a Burgos y myo Çid a aguijar

Pora san Pero de Cardena quanto pudo a espolear

Con estos caualleros quel siruen a so sabor


 

El Cid llega al monasterio de San Pedro de Cardeña para despedirse de su mujer, doña Jimena, y de sus hijas, aún niñas, doña Elvira y doña Sol. Los monjes acuden a recibir al Cid con alegria. Emocionante escena de despedida.

 

Apriessa cantan los gallos y quieren quebrar albores

Quando lego a san pero el buen campeador

El abbat don Sancho xristiano del Criador

Rezaua los matines abuelta delos albores

Y estaua donna Ximena con çinco duenas de pro

Rogando a san pero y al Criador

Tu que a todos guias vala myo Çid el campeador

Lamauan ala puerta y sopieron el mandado

Dios que alegre fue el abbat don Sancho

Con lumbres y con candelas al coRal dieron salto

Con tan grant gozo reçiben al que en buen ora nasco

Gradesco lo a dios myo Çid dixo el abbat don Sancho

 

[fol. 6r]     Pues que aqui uos veo prendet de mi ospedado

Dixo el Çid graçias don abbat y so uuestro pagado

Yo adobare conducho pora mi y pora mis vassallos

Mas por que me vo de tierra douos .L. marchos

Si yo algun dia visquier seruos han doblados

Non quiero fazer enel monesterio vn dinero de danno

Euades aqui pora donna Ximena douos .C. marchos

Aella y a sus fijas y a sus duenas siruades las est anno

Dues fijas dexo ninnas y prendet las en los braços

Aquellas uos acomiendo auos abbat don Sancho

Dellas y de mi mugier fagades todo Recabdo

Si essa despenssa uos falleçiere o uos menguare algo

Bien las abastad yo assi uos lo mando

Por vn marcho que despendades al monesterio dare yo quatro

Otorgado gelo auie el abbat de grado

Afeuos donna Ximena con sus fijas do ua legando

Sennas duennas las traen y aduzen las adelant

Antel campeador donna Ximena finco los ynoios amos

Loraua delos oios quisol besar las manos

Merçed campeador en ora buena fuestes nado

Por malos mestureros de tierra sodes echado

Merçed ya Çid barba tan complida

Fem ante uos yo y uuestras ffijas yffantes son y de dias chicas

Con aquestas mys duennas de quien so yo seruida

 

[fol. 6v]     Yo lo veo que estades uos en yda

E nos deuos partir nos hemos en vida

Dand nos conseio por amor de Sancta Maria

Enclino las manos en la su barba velida

Alas sus fijas en braço las prendia

Legolas al coraçon ca mucho las queria

Lora delos oios tan fuerte mientre Sospira

Ya donna Ximena la mi mugier tan complida

Commo ala mi alma yo tanto uos queria

Ya lo vedes que partir nos emos en vida

Yo yre y uos fincaredes remanida mis fijas


Plega a dios y a Sancta Maria que aun con mis manos case estas

O que de ventura y algunos dias vida

E uos mugier ondrada de my seades seruida

Grand iantar le fazen al buen campeador

Tanen las campannas en San Pero a clamor

Por Castiella oyendo uan los pregones

 

Un centenar de castellanos se unen al Cid en Burgos. Llegan los caballeros y le besan la mano al Cid en señal de vasallaje. Pasan 6 días del plazo dado por el rey; sólo quedan 3 para que se cumpla el plazo. El Cid instruye a sus hombres.

 

Commo se ua de tierra myo Çid el campeador

Vnos dexan casas y otros onores

En aques dia ala puent de arlaçon

Çiento quinze caualleros todos iuntados son

Todos demandan por mio Çid el campeador

Martin Antolinez con ellos coio

Vansse pora san pero do esta el que en buen punto naçio

Quando lo sopo myo Çid el de Biuar

Quel creçe conpanna por que mas valdra

Apriessa caualga Reçebir los salie

 

[fol. 7r]     Tornos a sonrisar legan le todos la manol ban besar

Fablo myo Çid de toda voluntad

Yo Ruego a dios y al padre spirital

Vos que por mi dexades casas y heredades

En antes que yo muera algun bien uos pueda far

Lo que perdedes doblado uos lo cobrar

Plogo a mio Çid por que creçio en la iantar

Plogo alos otros omnes todos quantos con el estan

Los .vj. dias de plazo passados los an

Tres an por troçir sepades que non mas

Mando el rey a myo Çid a aguardar

Que si despues del plazo en su tierral pudies tomar

Por oro nin por plata non podrie escapar

El dia es exido la noch querie entrar

A sos caualleros mandolos todos iuntar

Oyd varones non uos caya en pesar

Poco auer trayo dar uos quiero uuestra part

Sed membrados commo lo deuedes far

Ala mannana quando los gallos cantaran

Non uos tardedes mandedes ensellar

En san pero a matines tandra el buen abbat

La missa nos dira esta sera de Sancta Trinidad

La missa dicha penssemos de caualgar

Ca el plazo viene a çerca mucho auemos de andar

Cuemo lo mando myo Çid assi lo an todos ha far

 

Doña Jimena hace una oración para que Dios proteja al Cid. Despedida.

 

La oraçion fecha la missa acabada la an

Salieron dela eglesia ya quieren caualgar

El Çid a donna Ximena yua la abraçar


Donna Ximena al Çid la manol va besar

Lorando de los oios que non sabe que se far

E el alas ninnas torno las a catar

A dios uos acomiendo fijas y a la mugier y al padre spirital

Agora nos partimos dios sabe el aiuntar

 

[fol. 8v]     Lorando delos oios que non viestes atal

Asis parten vnos dotros commo la vnna dela carne

Myo Çid con los sos vassallos pensso de caualgar

A todos esperando la cabeça tornando ua

...

 

Soltaron las riendas piessan de andar

Çerca viene el plazo por el reyno quitar

...

 

Grandes yentes sele acoien essa noch de todas partes

 

Última noche que el Cid duerme en Castilla. Un ángel se le aparece en sueños. Se cumple el día del plazo (el noveno día). El Cid cuenta a su gente: 300 sin contar peones.

 

Y se echaua myo Çid despues que fue çenado

Vn suenol priso dulçe tan bien se adurmjo

El angel Gabriel a el vino en suenno

Caualgad Çid el buen campeador ca nunqua

En tan buen punto caualgo varon

Mientra que visquieredes bien se fara lo to

Quando desperto el Çid la cara se sanctigo

Sinaua la cara a dios se acomendo

Mucho era pagado del suenno que a sonnado

Otro dia mannana pienssan de caualgar

Es dia a de plazo sepades que non mas

Ala sierra de miedes ellos yuan posar

Avn era de dia non era puesto el sol

Mando uer sus yentes myo Çid el campeador

Sin las peonadas y omnes valientes que son

Noto trezientas lanças que todas tienen pendones

 

El Cid y sus hombres se van al reino moro de Toledo y atacan a Castejón. Mientras tanto, Alvar Fáñez Minaya va en correría con sus hombres por tierras de Guadalajara hasta la ciudad de Alcalá. Los versos siguientes describen la conquista de Castejón.

 

Ya quiebran los albores y vinie la mannana

Yxie el sol dios que fermoso apuntaua

En casteion todos se leuantauan

Abren las puertas de fuera salto dauan

Por ver sus lauores y todas sus heredades

Todos son exidos las puertas dexadas an abiertas

Con pocas de gentes que en casteion fincaron

Las yentes de fuera todas son deramadas

El campeador salio de la çelada corre a casteion sin falla

Moros y moras auien los de ganançia


E essos gannados quantos en derredor andan

Myo Çid don Rodrigo ala puerta adelinnaua

Los que la tienen quando vieron la rebata

 

[fol. 10v]     Ouieron miedo y fue desenparada

Mio Çid Ruy Diaz por las puertas entraua

En mano trae desnuda el espada

Quinze moros mataua delos que alcançaua

Ganno a Casteion y el oro ela plata

Sos caualleros legan con la ganançia

Dexan la a myo Çid todo esto non preçia nada

 

Castejón pertenecía al reino de Toledo, el cual pagaba tributo al rey Alfonso, y el Cid debía protejerlo militarmente. Por eso el Cid, temiendo ser atacado por el rey Alfonso, abandona Castejón sin destruirlo totalmente.

 

En Casteion non podriemos fincar

Çerca es el rey Alfonsso y buscar nos verna

Mas el castielo non lo quiero hermar

Çiento moros y çiento moras quiero las quitar

Por que lo pris dellos que de mi non digan mal

Todos sodes pagados y ninguno por pagar

Cras ala mannana pensemos de caualgar

 

[fol. 12r]     Con Alfonsso myo sennor non querria lidiar

Lo que dixo el Çid a todos los otros plaz

Del castiello que prisieron todos ricos se parten

Los moros y las moras bendiziendol estan

 

El Cid va a tierras de Zaragoza, dependientes del rey moro de Valencia (Tamin). Gana Alcocer por medio de una estrategia militar. Tamin envía 3000 hombres en defensa de Alcocer, al mando de los reyes Fáriz y Galve. Éstos cercan al Cid y a su gente, cuyo número va creciendo, en Alcocer y les quitan el agua. El Cid no deja que salga nadie a dar batalla, hasta que por fin se ve obligado a hacerlo, no sin antes pedirles consejo a los suyos. Los del Cid salen a atacar al amanecer, quedando sólo 2 hombres en el castillo para guardar la puerta. En la batalla Pero Bermúdez lleva la enseña.

 

A cabo de tres semanas la quarta querie entrar

Myo Çid con los sos tornos a acordar

El agua nos an vedada exir nos ha el pan

Que nos queramos yr de noch no nos lo consintran

Grandes son los poderes por con ellos lidiar

Dezid me caualleros commo uos plaze de far

Primero fablo Minaya vn cauallero de prestar

De Castiella la gentil exidos somos aca

Si con moros non lidiaremos no nos daran del pan

Bien somos nos .vi. çientos algunos ay de mas

 

[fol. 15r]      En el nonbre del Criador que non pase por al

Vayamos los ferir en aquel dia de cras

Dixo el campeador a mi guisa fablastes

Ondrastes uos Minaya ca auer uos lo yedes de far

Todos los moros y las moras de fuera los manda echar


Que non sopiesse ninguno esta su poridad

El dia y la noche pienssan se de adobar

Otro dia mannana el sol querie apuntar

Armado es myo Çid con quantos que el ha

Fablaua myo Çid commo odredes contar

Todos yscamos fuera que nadi non raste

Si non dos peones solos por la puerta guardar

Si nos murieremos en campo en castiello nos entraran

Si vençieremos la batalla creçremos en rictad

E vos Pero Vermuez la mi senna tomad

Commo sodes muy bueno tener la edes sin arch

Mas non aguijedes con ella si yo non uos lo mandar

Al Çid beso la mano la senna ua tomar

Abrieron las puertas fuera vn salto dan

Vieron lo las arobdas delos moros al almofalla se uan tornar

Que priessa va en los moros e tornaron se a armar

Ante Roydo de atamores la tierra querie quebrar

Veriedes armar se moros apriessa entrar en az

De parte delos moros dos sennas ha cabdales

 

[fol. 15v]     E fizieron dos azes de peones mezclados qui los podrie contar

Las azes de los moros yas mueuen adelant

Pora myo Çid y alos sos a manos los tomar

Quedas sed mesnadas aqui en este logar

Non deranche ninguno fata que yo lo mande

Aquel Pero Vermuez non lo pudo endurar

La senna tiene en mano conpeço de espolonar

El Criador uos vala Çid campeador leal

Vo meter la uuestra senna en aquela mayor az

Los que el debdo auedes veremos commo la acorredes

Dixo el campeador non sea por caridad

Respuso Pero Vermuez non rastara por al

Espolono el cauallo e metiol enel mayor az

Moros le Reçiben por la senna ganar

Dan le grandes colpes mas nol pueden falssar

Dixo el campeador valelde por caridad

Enbraçan los escudos delant los coraçones

Abaxan las lanças a buestas delos pendones

Enclinaron las caras de suso de los arzones

Yuan los ferir de fuertes coraçones

A grandes vozes lama el que en buen ora nasco

Ferid los caualleros por amor de caridad

Yo so Ruy Diaz el Çid campeador de Biuar

Todos fieren enel az do esta Pero Vermuez

 

[fol. 16r]     Trezientas lanças son todas tienen pendones

Sennos moros mataron todos de sennos colpes

Ala tornada que fazen otros tantos son

Veriedes tantas lanças premer y alçar

Tanta adagara foradar y passar

Tanta loriga falssa desmanchar

Tantos pendones blancos salir vermeios en sangre

Tantos buenos cauallos sin sos duenos andar

Los moros laman Mafomat y los xristianos Sancti Yague


Cayen en vn poco de logar moros muertos mill y .ccc. ya

Qual lidia bien sobre exorado arzon

Mio Çid Ruy Diaz el buen lidiador

Mynaya Albarfanez que Corita mando

Martin Antolinez el burgales de pro

Munno Gustioz que fue so criado

Martin Munnoz el que mando a Mont Mayor

Albar Albarez y Albar Saluadorez

Galin Garçia el bueno de Aragon

Felez Munoz so sobrino del campeador

Desi adelante quantos que y son

Acorren la senna y a myo Çid el campeador

A Mynaya Albarfanez mataron le el cauallo

Bien lo acorren mesnadas de xristianos

La lança a quebrada al espada metio mano

Mager de pie buenos colpes va dando

 

[fol. 16v]     Violo myo Çid Ruy Diaz el castelano

Acostos a vn aguazil que tenie buen cauallo

Diol tal espadada con el so diestro braço

Cortol por la çintura el medio echo en campo

A Mynaya Albarfanez yual dar el cauallo

Caualgad Mynaya uos sodes el myo diestro braço

 

Los moros son derrotados. El Cid hiere al rey Fáriz y Minaya al rey Galve, quienes huyen con todo su ejército. Los cristianos los persiguen hasta Calatayud. El botín recogido es muy grnade, y el Cid envía a Castilla a Minaya con el primer regalo para el rey Alfonso: 30 caballos, con sus sillas, riendas y espadas colgando de las sillas; también envía oro y plata para que le digan misas en la iglesia de Santa María de Burgos, y para su mujer e hijas. Parte Minaya. El Cid vende el castillo de Alcocer a los moros y paga espléndidamente a sus hombres, y dice el poema: AQui a buen sennor sirue siempre biue en deliçio@ (l. 853). Mientras el Cid continúa su avance por el reino de Zaragoza, sometiendo diversas ciudades y haciéndose pagar tributo por ellas, Minaya presenta al rey Alfonso los 30 caballos. El rey los acepta complacido, levanta su castigo a Minaya, devolviéndole sus tierras y honores, y permite a cualquiera que lo desee que vaya a unirse a las fuerzas del Cid. Pero al Campeador no le levanta el castigo por el momento por ser demasiado pronto. Mientras tanto, el Cid sigue guerreando y logra imponer tributo a Zaragoza. Al cabo de 3 semanas se le une Minaya, que llega con 200 caballeros y muchisímos peones.

 

Quando esto fecho ouo a cabo de tres semanas

De Castiella venido es Minaya

Dozientos con el que todos çinen espadas

Non son en cuenta sabet las peonnadas

Quando vio myo Çid asomar a Minaya

El cauallo corriendo ualo abraçar sin falla

Beso le la boca y los oios dela cara

Todo gelo dize que nol encubre nada

El campeador fermoso sonrrisaua

 

[fol. 20r]     Grado a dios y alas sus vertudes sanctas

Mientra uos visquieredes bien me yra a mj Minaya

Dios commo fue alegre todo aquel fonssado


Que Minaya Albarfanez assi era legado

Diziendo les saludes de primos y de hermanos

E de sus compannas aquelas que auien dexadas

Dios commo es alegre la barba velida

Que Albarfanez pago las mill missas

E quel dixo saludes de su mugier y de sus fijas

Dios commo fue el Çid pagado y fizo grant alegria

Ya Albarfanez biuades muchos dias

 

Todos se alegran con la llegada de Minaya. El Cid comienza la lucha por las tierras del Conde de Barcelona. Éste se siente ultrajado y sale a combatir al Cid. Vence el Cid, ganando la espada AColada@ y haciendo prisionero al conde de Barcelona. Al cabo de unos días, le deja ir en libertad. Y así acaba el Primer Cantar, con sus hombres ricos y victoriosos.