José María Subirachs (n. 1927)

La mayoría de estas esculturas de Subirachs que vamos a ver, con la excepción de las del Santuario de Nuestra Señora del Camino en León, pertenecen a la iglesia de la Sagrada Familia de Antoni Gaudí en Barcelona, que ya incluimos en las diapositivas para el cap. 12. Gaudí no vivió lo suficiente para poder realizar la fachada de la Pasión de Cristo, y en 1988 Subirachs fue encargado de crear las esculturas para esta fachada. Cantarino menciona que estas esculturas han causado mucha polémica en Barcelona, y es cierto, pero hay un comentario del experto en arte catalán Cirici Pellicer, escrito en 1970, dieciocho años antes de que fuera tomada la decisión de darle a Subirachs este encargo, que sugiere que Subirachs era quizá el artista más indicado del momento para continuar la obra de Gaudí. He aquí lo que dijo Pellicer: "[Subirachs] creaba una escultura singular que nos hacía pensar en Gaudí, en la situación violenta típica de todos aquellos portadores de fuego que chocan con las mezquindades" (en L'art català contemporani).

Las esculturas de Subirachs son propias de su estilo, con ángulos, líneas y perfiles muy marcados, valorando los volúmenes de los vestidos y el esquematismo de los cuerpos. Pero, al mismo tiempo, no se aleja en muchos detalles de Gaudí y su obra. Por ejemplo, los guerreros están tomados con bastante fidelidad de los guerreros de la cubierta del edificio de la Pedrera, como vamos a ver en un momento colocando los guerreros de Gaudí y los de Subirachs lado a lado. Desde 1987 Subirachs ha desarrollado un lenguaje neofigurativo en que la frontera entre la forma y la abstracción se diluye. Las esculturas que nosotros vamos a ver tienen un marcado carácter dramático, casi violento, y una expresividad trágica acorde con el tema que se trata: la muerte de Cristo.

"El beso de Judas"

La escultura de Jesús, rígida y distante, recibe el falso beso del traidor Judas, quien actúa instigado por Satanás en forma de serpiente (en la parte inferior a la derecha). Y nótese el criptograma a la izquierda. Subirachs, como el mismo Gaudí, juega a los acertijos. Aquí inserta un cuadrado mágico con dieciséis cifras. Con estas dieciséis cifras se puede hacer 310 combinaciones que siempre suman 33, la edad de Cristo al morir.

"La negación de Pedro"

Este grupo escultórico recoge el momento en que Pedro estaba sentado fuera del Sanedrín en un patio y una criada se acercó a él y le dijo "También tú estabas con Jesús el Galileo." Pero él lo negó delante de todos (Mateo 26, 69s). El gallo a la izquierda anuncia el cumplimiento de la profecía que Jesús le hizo a Pedro: "Yo te aseguro: esta misma noche, antes de que el gallo cante, me habrás negado tres veces" (Mateo 26, 33). Y nótese el detalle curioso a la derecha: es un laberinto que simboliza el camino que Jesús recorrió hasta la cruz, y también, por extensión, la soledad del hombre y el inexorable camino de la vida hacia la muerte.

"Ecce Homo"

Éste es el momento en que Poncio Pilato muestra a Jesús a la muchedumbre, diciendo "Aquí tenéis al hombre" ("ecce homo," en latín) (Juan 19, 5). Vemos el águila romana sobre la columna, y en la columna vemos el nombre de Tiberio, emperador de Roma en el momento de la muerte de Jesús. Para percibir la semejanza entre el estilo de Subirachs y el de Gaudí, mirar con cuidado los soldados romanos en este grupo escultórico, y en la próxima diapositiva veremos los guerreros de la cubierta de la Pedrera, que son de Gaudí.

Edificio de la Pedrera, los guerreros de la cubierta

(Mucho del comentario para las esculturas de Subirachs ha sido recogido del libro de guía El templo de la Sagrada Familia de Josep María Carandell.)

Santuario de Nuestra Señora del Camino (León)

Cantarino da una foto de esta iglesia (fig. 15.4, pág. 414) diciendo que es un notable ejemplo de una iglesia edificada según los nuevos estilos de origen nórdico europeo. Subirachs no fue el arquitecto de la iglesia pero fue el escultor encargado de crear las esculturas para la fachada. La foto 6 es una vista de la fachada, 7 es la Visitación, un detalle de la puerta de bronce, y 8 es la altísima cruz que corona el santuario, localizado, como sugiere su nombre, justo en el Camino de Santiago. Ver también la fig. 15.9, pág. 417 en Cantarino para una buena foto de algunas de las esculturas de Subirachs hachas para esta iglesia.

Otra foto del Santuario de Nuestra Señora del Camino

Otra foto del Santuario de Nuestra Señora del Camino