José Gutiérrez Solana

En José Gutiérrez Solana (1886-1945), uno de los más grandes pintores del siglo, vemos un nexo entre el tenebrismo de Velázquez en su primer período y el de Goya en su último período. Su obra a veces ha sido llamada "pintura sucia." Sus personajes son siempre humildes y desgraciados, la hez de la sociedad. Se convierte en el pintor más representativo del "superrrealismo" español, entendiendo por ese término el inveterado deseo hispánico de exagerar la realidad cruel y negra de la vida (HAE 15).

"Mujeres de la vida"

 


"Carnaval"

 


"La tertulia del Pombo"

Es "uno de sus cuadros más emblemáticos. . . . Su España es real, pero con sabor primitivo y ancestral: es la España para la que el tiempo parece detenido, intemporal" (MAE 901). Se puede decir lo mismo a fortiori del próximo cuadro.

 

 

"La visita del obispo"

 


"La vuelta de la pesca"

 


"Las vitrinas"

"Solana fue un artista excéntrico, de personalidad compleja, obsesionado con la muerte y la decrepitud, creador de un asfixiante universo macabro que refleja una visión patética y pesimista de España, en sintonía con la generación de intelectuales del 98. . . . Con una paleta oscura y pastosa, Solana plasmó las siniestras analogías entre los objetos inanimados [los
objetos que vemos en las vitrinas son maniquíes] y los seres humanos. La luz tenebrista del cuadro, los colores sucios y los gruesos contornos negros crean un ambiente fantasmagórico" (Juan José Lahuerta, Guía de la colección a través de 80 obras, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 2007, pág. 45).